Facebook YouTube Flickr Twitter Twitter

Novedades y Actualidad

Salamanca espera hoy a unos 45.000 jóvenes en la Nochevieja Universitaria

Llego el día de la Nochevieja Universitaria y la ciudad se prepara, por noveno año consecutivo, para dar acogida a unas 45.000 personas, según la cifra estimada por la organización. Procedentes de todos los puntos de la Península, los autobuses con los jóvenes llegarán desde primeras horas de la tarde a la Vaguada de la Palma, lugar en el que se ha establecido el operativo de recepción. Por ello, durante ese proceso de llegada podrán sucederse cortes intermitentes del tráfico en la zona. Los autobuses dejarán a los viajeros y partirán hacia Salas Bajas, donde se ha establecido el aparcamiento.
Una vez 'aterrizados' en Salamanca, los universitarios comenzarán a llenar calles y a integrarse en el ambiente de fiesta que los espera. Para evitar problemas, desde las 19 horas, la Policía Local cortará al tráfico de vehículos varias calles del centro de la ciudad: Pozo Amarillo, plaza del Mercado, Varillas, Quintana, Juan del Rey, Prado e Íscar Peyra. Asimismo, en la calle Correhuela se invertirá el sentido de la circulación y las paradas de autobuses urbanos de las plazas del Mercado y Poeta Iglesias se desplazarán a la Gran Vía. Se habilitarán, además, dos paradas provisionales de taxis en las calles Pozo Amarillo (junto a la Correhuela) y Crespo Rascón (junto a la calle Peña Primera). Desde el Ayuntamiento se recuerda a los ciudadanos que estos cortes de tráfico previstos podrán adelantarse «en función de la afluencia de personas» y que solo podrán circular por estas zonas el transporte público y los servicios de emergencias. En todas las vías citadas, así como en las calles Zamora y Toro, las operaciones de carga y descarga deberán concluir a las 18 horas.
Es necesario recordar que el espectáculo previo a las campanadas dará comienzo en la Plaza Mayor a las 19 horas, con la actuación de diversos grupos musicales. La ocupación del ágora estará controlada en altura por la Policía Local y por un sistema de telemetría que avisará cuando se alcance la cifra de 23.000 personas, el 90% del aforo.
A partir de ese momento, se prohibirá el paso a la plaza, para evitar aglomeraciones excesivas en caso de tener que desalojar. Los puestos de socorro y emergencia estarán situados, y señalizados con banderolas, en la plaza del Poeta Iglesias y en la calle Espoz y Mina. Además, en el pasaje de Caja Duero de la Plaza Mayor se instalará una zona de asistencia sanitaria leve, para casos de cortes o heridas, por ejemplo.
La plaza de Anaya se convertirá, por otro lado, en un escenario secundario de la fiesta para todos aquellos que no logren acceder a la Plaza Mayor. Allí se instalará durante todo el día un circuito de concienciación sobre seguridad vial, con un simulador de vuelco y alcoholímetros. Además se desarrollarán varios actos organizados por los patrocinadores.
Nuevos cortes
Mientras en la Plaza Mayor y en las zonas aledañas se desarrolla esta fiesta previa a las campanadas, los operativos de seguridad continuarán con su labor. Así, desde las 23 horas, siempre en función de la afluencia de público, podrán cortarse al tráfico de vehículos la Gran Vía, desde la plaza de España y la calle Arroyo de Santo Domingo, la cuesta de Sancti Spiritus, desde el paseo de Canalejas y la calle Crespo Rascón, desde el paseo de Carmelitas.
Pasada la medianoche y, con ella, el momento de las campanadas, los universitaros comenzarán a repartirse por los 58 locales de la ciudad que participan en este evento. La Policía Local ha cursado instrucciones a estos establecimientos de hostelería para que extremen sus propias medidas de seguridad. Se les ha solicitado que limiten el mobiliario en su interior, que revisen y pongan al día los extintores y que habiliten las salidas de evacuación, así como que eviten que se sobrepase su aforo durante la noche.
Por su parte, durante toda la jornada la Policía Local, que cubrirá el multitudinario evento con 90 efectivos, reforzará las tareas de vigilancia preventiva con el fin de evitar el consumo de bebidas alcohólicas en las calles, plazas y parques de la ciudad.
Después de las campanadas, esta actuación se reforzará para evitar que los universitarios lleven la fiesta a los exteriores de los locales e impidan descansar a los vecinos del centro salmantino.
Finalmente, los operarios del Servicio Municipal de Limpieza redoblarán esfuerzos para garantizar que la ciudad recupere su aspecto normal una vez concluida la fiesta. Con la marcha de los estudiantes a sus lugares de origen se pondrá el punto final por ese año a la Nochevieja Universitaria.
Malestar de los Policías Nacionales
Los policías nacionales de Salamanca mostraron ayer, a través de un comunicado, su disconformidad y malestar por las condiciones que se han establecido de cara a su trabajo en la celebración hoy de la Nochevieja Universitaria.
Los integrantes de este cuerpo de seguridad del Estado quedarán «al margen» de las compensaciones previstas por el Ayuntamiento para el personal, tanto de limpieza como de seguridad (Policía Local y bomberos), que depende de las arcas municipales.
«Según informaciones llegadas a este colectivo, la organización del evento ha donado una cantidad aproximada a los 13.000 euros al Ayuntamiento de Salamanca, para que sea repartida entre el personal relacionado con este, es decir, Policía Local, bomberos y servicios de limpieza, con una remuneración de 25 euros por hora extra de trabajo realizado durante el día de la fiesta», señala el comunicado de los policías nacionales, que manifiestan sentirse «marginados» respecto a otros funcionarios que ejercen su labor en la capital charra.
«Hay que resaltar que la disponibilidad de los funcionarios de la Comisaría Provincial de Salamanca va a ser aumentada notablemente para la celebración de la Nochevieja Universitaria, que es un evento de organización privada, como privado es el beneficio que supone para los establecimientos que lo promueven». Esta situación provoca «un obligatorio aumento en la disponibilidad de todos aquellos funcionarios que deben prestar servicio en dicho evento», que, no obstante, no se traduce en ningún tipo de «compensación» para los miembros del Cuerpo Nacional de Policía en Salamanca. «Al igual que el año anterior, son nuevamente discriminados, a pesar de la profesionalidad y dedicación que demostrarán durante la labor que realizarán esa noche», concluye el comunicado.
A los 90 efectivos de la Policía Local, se sumarán 75 agentes nacionales y 21 dispositivos de la Guardia Civil, que realizarán controles de alcoholemia hasta mañana al mediodía. Además hay que añadir los efec